Unos minutos de reflexión – VISUALIZANDO MÁS ALLÁ DE MI ALBARRADA

Por: Amado Martínez Ancona.                                                                                                                                                           

Director en GM Consultores Mérida

¡Hoy es día de confesiones! A mis 4 amables lectoras les abriré los más recónditos recuerdos de mi adolescencia. De mis 11 a 14 años, el Dr. Amado Martínez (o sea mi padre) me trajo del tingo al tango: 6º. año de primaria en la CDMX; 1º. De secundaria en Mérida, 2º. De secundaria en CDMX… y el 3º., ¡a Mérida de nuevo! Viví intentando integrarme a los grupos de muchachos con los que convivía, ¡pero éramos tan distintos!

Además, cuando estaba en Mérida, al enterarse mis compañeritos que yo venía de la CDMX, me decían en tono ofensivo y burlesco “¡eres huach!”, y cuando regresaba al altiplano, allá me decían “El yuca”. Todos hablaban diferente que yo, insultos diferentes, juegos y bromas diferentes… ¡todo era diferente! Me llegó a desagradar tanto esto, que cuando me preguntaban dónde nací, en Mérida les decía, (pujado todo lo que podía) ¡mare, pues soy de aquí!

Pero cuando estaba en la capital del smog, respondía lo más “cantadito” posible !güey, pues aquí mismo! Pasados los años, cuando me integré al mundo empresarial, noté que al interior de las empresas aumentaba el porcentaje de gente “foránea” versus local y, junto con ese incremento, también los conflictos similares a los que viví de adolescente.

Lo anterior me hizo reflexionar, unos minutos obviamente, sobre los cambios que debemos generar, sobre todo en nuestra idiosincrasia. En esta multiculturalidad que estamos viviendo, todos somos di-fe-ren-tes. ¡Grábatelo en la cabecita! Y parafraseando a mi amigo Gustavo Cisneros, tanto los nacidos en esta tierra como los que no, debemos aceptar y respetar la diversidad cultural de la otra parte. Nacidos aquí o no, ambas partes VIVIMOS aquí, en esta tierra bendecida por la paz social y bellezas naturales.

He aquí un buen reto para los que somos líderes de grupos ¡Canalizar esa diversidad a favor del grupo mismo y de la empresa que nos alberga! ¡Bienvenidos todos los hombre y mujeres de buena voluntad! ¡Aprendamos los locales de la visión externa de la gente valiosa y valiente que ahora vive y convive en Yucatán!

¡Vivan los sopes y los panuchos! ¡A disfrutar el tequila y el xtabentún! ¿¡Pues qué no todos somos mexicanos?! No sólo soy yo, no sólo eres tú… juntos somos NOSOTROS. Y eso nos dará siempre identidad y fortaleza.

A.M.A. Junio 2021.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *