No podemos hablar de reinserción social si no contamos con Centros Penitenciarios Seguros: Reinserta

La CNDH señaló que los Centros de la CDMX cuentan con sobrepoblación, hacinamiento y presencia de actividades ilícitas.
●  El cambio de la Subsecretaría de Reinserción Social de la SEGOB a la SSC de la CDMX representa un abandono a la esencia de la reinserción social.
●   Queremos Centros seguros sin que ello signifique la implementación de prácticas que atenten contra la dignidad e integridad de las personas privadas de la libertad.
Sábado 24 de julio de 2021, CDMX. A raíz de lo comunicado por la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, el Secretario de Seguridad Ciudadana (SSC) de la entidad, Omar García Harfuch y el Secretario de Gobernación, Martí Batres, en el que informaron las reformas enviadas al Congreso Local para reformar la Ley Orgánica a efecto de transferir la facultad para regular, operar y administrar los Centros de Reinserción Social, Centros de Sanciones Administrativas y de Integración Social y Centros Especializados a manos de la SSC, Reinserta declara que esta reforma marca un claro retroceso y un atentado contra la esencia de la reinserción social.
En primer lugar, condenamos el olvido al sistema penitenciario, este olvido que ha provocado consecuencias serias para todas y todos. Si bien la Ciudad de México es calificada de forma aprobatoria, la Comisión Nacional de Derechos Humanos en su Diagnóstico de Supervisión Penitenciaria 2020 reportó la existencia de sobrepoblación, hacinamiento, insuficiencia de personal de guardia y custodia, presencia de actividad ilícitas, inadecuada clasificación de las personas privadas de la libertad, insuficiencia o inexistencia de actividades educativas para la población así como deficientes condiciones materiales e higiene de instalaciones para alojar a las personas privadas de la libertad.
Por ello, consideramos que no podemos hablar de reinserción social si no se generan las condiciones para contar con Centros de Reinserción controlados y seguros. Los datos hablan por sí solos: cuando el sistema penitenciario de Nuevo León decidió establecer orden en los Centros, los delitos graves (secuestro, extorsión, homicidio) disminuyeron en un promedio de 42% en la entidad, tan sólo al cierre del Penal de Topo Chico al mes bajaron los delitos graves en un 26% en la entidad.
Advertimos que el transferir el control de los Centros a la Secretaría de Seguridad representa un abandono a la causa de la reinserción, toda vez que como se ha visto en otros Estados, la capacidad de interlocución de las Secretarías de Seguridad es poco efectivo cuando se quiere establecer comunicación y trabajo permanente con otras Secretarías que abordan temas que competen a la reinserción, tales como salud, trabajo, bienestar social, educación, entre otros.
Consideramos que este cambio propuesto obedece a una estrategia de seguridad que busca disminuir la incidencia delictiva en la entidad, lo cual significa atender un problema urgente pero no garantiza un cambio sostenible al paso del tiempo que busque procesos de reinserción social efectivos. Celebramos la intención de profesionalizar la labor del personal integrante de la Subsecretaría del sistema Penitenciario, sin embargo, enfatizamos que, si bien esta respalda que exista orden y control en los Centros Penitenciarios, rechazamos categóricamente los métodos de maltrato e inhumanos que pueden llegar a realizarse por parte de las autoridades para lograr este control.
Por todo ello, Reinserta se muestra preocupada pues la Subsecretaría de Reinserción Social al ser dependiente de la Secretaría de Gobernación, fue diseñada para trabajar de forma intersectorial y de forma coordinada con las demás Secretarías que acompañan y facilitan los procesos de reinserción. Por lo que urgimos a los legisladores del Congreso Local, escuchar las posturas y a los expertos en la materia para garantizar una Ciudad más segura y en paz, garantizando el respeto a los derechos humanos de todas las personas privadas de la libertad.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *