México, en busca de la ruta contra la corrupción

  • El gobierno de Andrés Manuel López Obrador tiene como bandera acabar con este problema, pero a decir de expertos aún no se ven pasos claros para lograrlo. 

En tierra veracruzana, Andrés Manuel López Obrador aseguró que se iba a limpiar la corrupción del país. El 27 de mayo, un mes antes de las elecciones presidenciales, calificó de vergonzoso que México apareciera como uno de los países con más corrupción en el mundo. El lugar 138 de 180 en el Índice de Percepción de la Corrupción de Transpa rencia Internacional. Tres lugares más abajo que hace un año.

“Ya ustedes me conocen, paisanos, soy perseverante, soy terco, soy necio y ya se me metió en la cabeza que hay que acabar con la corrupción, ¡me canso ganso, se va a acabar la corrupción en el país!”, dijo desde Cosoleacaque, entre aplausos y ovaciones. La promesa fue reafirmada cuando tomó protesta como presidente.

Desde entonces, esa se convirtió en su bandera. López Obrador ha insistido en que la corrupción “como las escaleras, se barre de arriba hacia abajo” y que esa es su fórmula para acabar con la pobreza, para impulsar el desa rrollo, para generar empleos, es decir, para terminar con todos los males del país.

La palabra “corrupción” es una de las que más menciona López Obrador en sus mañaneras —de acuerdo con la consultora SPIN de Luis Estrada, se registró al menos 831 veces hasta abril pasado—, pero en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 , esta palabra apenas aparece en 29 ocasiones. A pesar de las ganas por terminar con la corrupción, especialistas ven en realidad que la estrategia aún no encuentra dirección pues la Política Nacional Anticorrupción (PNA) no ha sido aprobada.

“Si se aprobara el documento de la PNA, ya podría haber una visión aterrizada de cómo quiere llevar el gobierno esta estrategia”, dice Dante Preisser, especialista en anticorrupción, y quien fue el enlace de la Secretaría de la Función Pública (SFP) con el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) en los tiempos de Arely Gómez.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *