TONINA 2

La pirámide maya más alta de México no es Chichén Itzá, descúbrela

La rica y enigmática cultura Maya ha dejado una huella indeleble en la historia y la identidad de México. Sus monumentales pirámides y avanzados conocimientos siguen asombrando al mundo, y entre ellas destaca la Pirámide de Toniná, una estructura imponente que se yergue como testigo silencioso de un pasado lleno de misterio y grandeza.

Ubicada en el estado de Chiapas, esta majestuosa pirámide se alza como la más alta de México y nos transporta a una era en la que los rituales y la cosmovisión Maya moldearon el tejido mismo de la sociedad.

La civilización maya floreció en el territorio que ahora conocemos como México, Guatemala, Belice y partes de Honduras y El Salvador, entre los siglos III y XV d.C. Su legado cultural y científico ha dejado una marca indeleble en la región y ha influido en nuestra comprensión de la astronomía, la matemática y la escritura.

MAYAS scaled

Esta antigua civilización construyó ciudades complejas con impresionantes pirámides que fungían como centros religiosos, políticos y ceremoniales. Uno de los tesoros más emblemáticos de este pasado es la Pirámide de Toniná, una estructura que se erige con orgullo en el estado de Chiapas y que tiene una altura de 75 metros.

Con aproximadamente 1,700 años de antigüedad, la Pirámide de Toniná representa uno de los tesoros arqueológicos más valiosos de México. Su importancia en la antigüedad no solo radica en su imponente presencia física, sino también en el papel que desempeñó en la vida cotidiana y espiritual de la cultura Maya.

Las pirámides Mayas eran mucho más que meros monumentos; eran lugares de conexión con los dioses y de realización de rituales que buscaban mantener el equilibrio del cosmos. En Toniná, como en otras ciudades Mayas, se llevaron a cabo ceremonias que involucraban ofrendas, sacrificios y procesiones, manifestando la profundidad de su espiritualidad.

Hoy en día, la importancia cultural y arqueológica de la Pirámide de Toniná sigue resonando en el estado de Chiapas. Además de ser un testimonio tangible de la grandeza Maya, esta estructura actúa como un vínculo entre el pasado y el presente de la región. Los municipios cercanos a Toniná, como Ocosingo, Palenque y San Cristóbal de las Casas, son auténticos tesoros para los amantes del senderismo y el turismo cultural que buscan explorar las raíces ancestrales de México.

TONINA 1

Ocosingo, a tan solo 10 kilómetros de la Pirámide de Toniná, ofrece una experiencia auténtica a los visitantes. El mercado local es un punto de encuentro vibrante donde los colores y aromas de la cultura se entremezclan. Desde aquí, los aventureros pueden tomar una combi que los llevará en un viaje de aproximadamente 20 minutos hacia la antigua pirámide.

Este corto trayecto se convierte en una travesía a través de la selva, sumergiéndote en la naturaleza exuberante de Chiapas mientras te diriges hacia un enlace con el pasado. La magia de la Pirámide de Toniná también se encuentra a 115 kilómetros de Palenque, otro icónico destino Maya. Aquí, el recorrido hacia Toniná se transforma en un viaje entre colinas y valles, proporcionando una vista panorámica de la región.

Desde la asombrosa arquitectura de Palenque, los viajeros pueden embarcarse en una jornada que los lleva hacia una de las maravillas menos conocidas, pero igualmente impactantes. Para aquellos que exploran desde San Cristóbal de las Casas, a 100 kilómetros de distancia, el camino hacia Toniná se convierte en una oportunidad de sumergirse en los paisajes cambiantes de Chiapas. Desde la serenidad de San Cristóbal, el viaje te lleva a través de carreteras que serpentean a través de la montaña, ofreciendo vistas que quitan el aliento y un anticipado encuentro con la Pirámide de Toniná.

Al llegar al lugar deberás cubrir un costo de $75 pesos por persona, que incluye la entrada al museo de sitio de Toniná y el acceso a la zona arqueológica. El acceso es permitido únicamente de miércoles a domingo en un horario de 8 h a 17 h.

La Pirámide de Toniná es más que un monumento; es un viaje a través del tiempo y una ventana a una civilización que dejó una profunda huella en la historia y la cultura de México.

TONINA 3

Su impacto en la antigüedad, los rituales que se llevaron a cabo en su sombra y su relevancia en la actualidad como destino turístico, hacen de Toniná un lugar único y enriquecedor para aquellos que buscan explorar las raíces de nuestro país.

La Pirámide de Toniná, con su grandeza y misterio, te invita a explorar no solo sus escalones de piedra, sino también los pasajes del tiempo que ha guardado celosamente. En definitiva, la Pirámide de Toniná en el estado de Chiapas, México, se erige como una joya arqueológica que conecta el pasado Maya con el presente.

Su imponente presencia, los rituales ancestrales que la envuelven y su relevancia cultural hacen de ella un destino fascinante para quienes buscan adentrarse en la historia y la naturaleza de Chiapas. Desde diferentes puntos de partida como Ocosingo, Palenque y San Cristóbal de las Casas, el viaje hacia Toniná se convierte en una experiencia enriquecedora que combina paisajes naturales con un profundo encuentro cultural.  ( SOY NOMADA)