La Mala alimentación hoy Nos Pone en Mayor Peligro.

La tasa de mortalidad por covid-19 es altísima en Yucatán ¿Se preguntarán de quién es la culpa ?. De inmediato pensamos que de las autoridades puesto que están manejando mal la pandemia, no hay correcta información y que nos ocultan muchos datos.

Sin embargo, es de hacerse notar, que la mayoría de la gente, que está falleciendo por complicaciones del COVID19, es por su mala alimentación, su sedentarismo y la falta de cuidados hacia su persona. La culpa debemos decir que en parte es compartida, no culpemos más a un gobierno federal, a un gobierno estatal y mucho menos a un municipal.

Sí, a ellos les corresponde y correspondía educarnos y protegernos brindándonos asesoría correcta y un buen etiquetado, pero cómo en muchos temas eso un nunca pasó y hoy vivimos sobre todo en Yucatán una alta tasa de mortalidad por covid-19 por encima de la media nacional y mundial, pero repito, por llevar un erróneo estilo de vida.+

Las autoridades, como primeros responsables de velar por el bienestar de la comunidad, deben trabajar en conjunto con legisladores para crear leyes que protejan a menores principalmente, de adquirir tanta comida chatarra alrededor de los centros escolares.

De hecho, existen algunos reglamentos al respecto, en los que se trabajó en conjunto con la SEP, pero como siempre, no se le dio seguimiento y han podido más los intereses comerciales de las empresas productoras de golosinas, pastelillos y comida sin valor nutricional

Porqué el Estado debe intervenir de manera dura y constante? Pues simplemente es más caro para éste invertir en hospitales y medicamentos que en prevención, no estamos diciendo que se van a terminar los productos, nadie dice eso y sería algo muy difícil de lograr, sino más bien es que los menores de edad no consuman estos productos y no estén a su alcance fácilmente”.

Pero como mencioné al principio, hay que hacer mucho énfasis también en la responsabilidad y muy grande, que tiene la comunidad. Hoy día, por el ritmo acelerado de vida que tiene nuestra población, los padres de familia no velan por la seguridad alimentaria de sus hijos.. Ya no les proporcionan sanos desayunos o les preparan nutritivos “ lunches” por flojera, desidia y falta de conciencia.

Todo lo que está pasando como el COVID 19 es generado por el alto consumo de azúcares, embutidos, sales, alimentos procesados, harinas y muchos más así también por el etiquetado engañoso de grandes empresas, educación que desde niños y niñas estamos recibiendo y los cobros a la salud, aparecen durante la adultez o tercera edad.

Aunado a esto, nuestra población le huye a la actividad física, prefiere el sedentarismo y cae presa fácil de la tecnología en casa y la pandemia o debe ser pretexto, puesto que si nos proponemos realizar ejercicio, con tan solo un equipo básico, un área pequeña y mucha voluntad y deseos, se puede lograr.

En el aspecto académico, no estaría nada mal y es muy necesario, que las autoridades educativas del país, en vez de permitir la impartición de materias ideológicas, como Religión, las cuales sólo dividen a nuestra sociedad, exijan que los planes de estudio incluyan desde el nivel básico, materias o contenidos sobre salud física.

Hay que promover la importancia del ejercicio y sobre todo, una sana alimentación que nos garantice que enfrentaremos los años finales con una mayor calidad de vida y protegidos de virus que ante la vulnerabilidad del organismo, diezman aún más a nuestra gente.

T.M.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.