El mundo mira al litio, el “oro blanco” con grandes reservas en Latinoamérica

En las últimas semanas, el litio ha cobrado gran importancia en nuestro país debido a que el presidente Andrés Manuel López Obrador y su gobierno lo consideran clave para el desarrollo tecnológico y económico de México.

Este preciado mineral también ha captado la atención mundial por sus propiedades, valor en el mercado y capacidad para reemplazar al petróleo.

Gracias a las enormes reservas en el Cono Sur, América Latina emerge como potencia mundial en la estratégica industria del litio, el llamado “oro blanco“, imprescindible en la fabricación de baterías para vehículos eléctricos y diversos dispositivos electrónicos, amén de su empleo en la industria nuclear.
Con un 56 por ciento de las reservas mundiales concentradas en Chile, Argentina y Bolivia, la región se perfila como punta de lanza de un mercado donde en el último año se ha producido un notable incremento del precio del mineral, que pasó de nueve mil dólares por tonelada a los 75 mil dólares.

En los últimos años, el litio ha tomado relevancia internacional pues es un material esencial para las diversas tecnologías que apuntan a la transición energética, como lo son las energías renovables que pueden disminuir los efectos del cambio climático.

Su uso más común es para fabricar baterías recargables de celulares, computadoras, juguetes y relojes; sin embargo, también está presente en vehículos como autos eléctricos, bicicletas, aviones y trenes de alta velocidad, por lo que es posible que en este momento estés sosteniendo un poco de litio en tus manos.

Pero eso no es todo, también es utilizado para el desarrollo de armas nucleares y es de suma importancia para la industria farmacéutica, pues ayuda a la fabricación de medicamentos para trastornos psicológicos.

Aunque el interés en su explotación es común, hay diferencias respecto al modelo de extracción. Bolivia y México consideran el litio como un mineral de utilidad pública que debe ser explotado por el Estado, mientras que Chile y Argentina permiten la participación del sector privado. Y todo ello, en paralelo con la reciente creación de la Cámara Latinoamericana del Litio, que busca afianzar la transparencia del mercado. (EL HERALDO)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.