Carta para el Niño Arturo

Querido Arturo:

“No te conocí, pero estoy segura que tus ojos nacieron llenos de luz, tu corazón listo para recibir cariño y alegría, tu cuerpo dispuesto a jugar, tu mente lista para aprender, tu alma y tu espíritu dispuestos a recibir el amor y protección que mereces y que merecen todos los niños y niñas.”

“Tienes una casa color crema e irás a la escuela donde te enseñarán a explorar el mundo y jugarás hasta llegar rendido de vuelta a casa a tomar una siesta. Comerás en familia y luego algunas tardes, saldrás al parque que aunque muy descuidado, porque los adultos no hemos entendido la importancia del juego, saldrás a jugar, a encontrarte con tus amigos, y más grande, jugarás basquetbol en la cancha al lado del parque y siempre encontrarás un lugar seguro. A veces, tendrás que ir al doctor, recibirás un piquetito y aunque te duela un poco, será para que crezcas fuerte y sano.”

“Serás un niño tan amado, que te resultará muy fácil ser feliz.”

Éste era mi sueño y mi deseo para ti querido Arturo, pero no sucedió y hoy te ofrezco una disculpa.

” En tu casa te golpearon y rompieron de tal forma, que perdiste la vida, las paredes eran delgadas, sin embargo nadie te escuchó, ni siquiera los vecinos que vivían tan pegaditos prestaron la atención necesaria a tu llanto y gritos desesperados. Te quiero explicar, por qué es incomprensible, te tocó vivir en un país en el que los asuntos familiares se consideran muy privados o ajenos y proteger resulta una intromisión pero estamos equivocados Arturo, a ti te teníamos que proteger todos.”

“En las calles silenciaron tu llamado de auxilio, tampoco escucharon cómo tu voz fue perdiendo alegría, y la luz en tus ojitos se iba apagando, mucho menos prestaron atención al cambio de sonido y la fuerza con que tus zapatitos tocaban el piso, nadie, absolutamente nadie, escuchó los gritos de ayuda que pedía tu cuerpo, tu alma y tu espíritu. Tu familia no pudo protegerte y el gobierno también te silenció al no trabajar incansablemente por tener y garantizar un sistema de protección suficiente y en vez de eso, por años, ha decidido poner su atención en “sacar adelante al país”, y ha olvidado que no habrá futuro y mucho menos un futuro mejor si los niños faltan, porque al faltar tú querido Arturo, nos faltamos a nosotros mismos, porque tú y todos los niños y niñas son la raíz que le dan sentido a nuestra Patria y a nuestra existencia.”

” Merecías todos los mimos, todos los abrazos y besos, para que supieras que tu vida es valiosa, que no hay tesoro más grande que haberte tenido siempre, verte crecer y construir contigo un mejor lugar.”

” Con sólo cuatro años de vida ya no estás, te asesinaron brutalmente, te torturaron, rompieron tu pequeño y delicado cuerpo, te arrebataron de tu hermoso ser y hoy estoy en deuda contigo, te fallé y te fallamos todos, México entero está en deuda contigo querido Arturo y con otros niños y niñas a los que no escuchamos a tiempo.”

” Tu último respiro palideció los colores de nuestra Bandera, esa a la que hacemos honores porque nos recuerda quienes somos, pero sin ti ya no brillan de la misma forma, porque al no cuidarte destruimos nuestra esperanza, porque pisoteamos nuestra unidad al no protegerte entre todos y porque se nos olvidó, que sólo podemos encontrar héroes en la historia y en el rojo de nuestra Bandera, si protegemos hasta con la vida de ser necesario, lo más valioso que esta Patria nos ha dejado, los niños y niñas de nuestro amado México.”

“Tú descansa en paz querido Arturo, yo mientras tanto, te prometo hacer lo necesario para que no vuelva a suceder, porque te lo debo y también, porque quiero ver los colores de mi Bandera brillar otra vez.”

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.