Mérida, 17 de abril de 2021. El Ayuntamiento de Mérida mantiene las acciones de mejoramiento y rehabilitación del Parque Zoológico del Bicentenario “Animaya”, labores que se han reforzado para recuperar en su totalidad las zonas que fueron afectadas por el paso de los fenómenos meteorológicos que azotaron al municipio el año pasado, señaló el alcalde Alejandro Ruz Castro.

Acompañado por los directores de Servicios Públicos Municipales y Obras Públicas, José Collado Soberanis y David Loría Magdub, respectivamente, el Concejal visitó las instalaciones del parque para supervisar los avances en los trabajos que se realizan en el lugar, que podría reabrir al público en breve.

“El Parque Zoológico del Bicentenario es uno de los espacios públicos preferidos por meridanos y visitantes, por eso necesitamos estar seguros de que el parque se encuentre en las mejores condiciones para recibirlos”, expresó.

El Presidente Municipal señaló que no se tiene una fecha específica para su reapertura y por el momento continúan los trabajos en la zona del safari y el área del embarcadero, donde el agua se desbordó ante la recarga del manto acuífero, provocando que la inundación alcanzara un nivel mayor a los 3.5 metros de altura.

“Ahora que las condiciones del subsuelo han mejorado debido a que el agua ha descendido, estamos realizando todos los trabajos necesarios para que el parque pueda regresar a la normalidad en la mayor brevedad posible”, comentó.

Asimismo, Ruz Castro recordó que la precipitación pluvial atípica generada en la temporada de huracanes del año pasado provocó una acumulación aproximada de 50 millones de litros de volumen de agua pluvial en la zona de la pradera, equivalente a unos 2,500 viajes de pipas de 20,000 litros cada uno.

Debido a la situación, alrededor de 150 ejemplares de aves, reptiles y mamíferos se tuvieron que trasladar para su resguardo a la parte superior del parque, donde permanecen hasta la fecha a fin de garantizar su cuidado, alimentación, salud y bienestar.

Por su parte, José Collado detalló que la zona más afectada por las inundaciones fue la pradera, ya que el agua dañó todo el material perimetral base compactado que la rodea, así como el suministro de energía eléctrica, entre otras cosas.

Mencionó que adicional a ello, el Ayuntamiento también realiza trabajos de mantenimiento en la Estela, a fin de garantizar la seguridad y el buen estado de la estructura.

Cabe mencionar que los trabajos de rehabilitación de “Animaya” comenzaron el pasado 15 de febrero, luego de que el nivel del agua descendió lo necesario para no obstaculizar las labores.