-Por instrucciones del Gobernador Mauricio Vila Dosal, la subsecretaria de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Ingrid del Pilar Santos Díaz, continuó en el municipio de Celestún con la distribución de estos apoyos económicos en beneficio de 12,122 hombres y mujeres que se dedican a la actividad.

Celestún, Yucatán, 5 de febrero de 2021.- La distribución de apoyos económicos del programa estatal Respeto a la Veda del Mero 2021 que dispuso el Gobernador Mauricio Vila Dosal, continúa en beneficio de 12,122 hombres y mujeres dedicados a la actividad para enfrentar la difícil temporada.

Por instrucciones de Vila Dosal, la subsecretaria de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Ingrid del Pilar Santos Díaz, siguió en el municipio de Celestún con la entrega de esta ayuda que brinda certidumbre a miles de familias que dependen de la pesca, sobre todo, ante una temporada golpeada por la emergencia sanitaria del Coronavirus y el paso de 5 fenómenos naturales.

En este marco, la funcionaria estatal supervisó la entrega casa por casa de los vales que los pescadores estarán recibiendo cada 14 días, hasta el 31 de marzo, a través de un esfuerzo presupuestal de más de 58.1 millones de pesos.

Hasta el domicilio de César Humberto Couoh Couoh ubicado en el municipio de Celestún, Santos Díaz constató la primera de 4 entregas que el pescador recibirá.

Ante la llegada del vale que emocionaba a la familia Couoh, el hombre de mar reconoció el respaldo que el Gobierno del Estado brinda a los pescadores, sobre todo ante una temporada tan complicada.

“Es increíble que, a pesar de las dificultades por las que todos los mexicanos hemos pasado por la pandemia, y en especial los yucatecos que también resentimos el paso de huracanes y tormentas, estos apoyos estén llegando para cubrir las necesidades de nuestras familias; los pescadores nos sentimos sumamente agradecidos con el Gobierno del Estado por su compromiso”, aseveró el padre de familia.

Durante el diálogo, César compartió las dificultades económicas que atravesó su familia, por lo que tuvieron que dejar de pagar algu nos servicios e, incluso, economizar la despensa, pues el ingreso no era el mismo.


“Es muy difícil cuando la familia te pregunta qué habrá para comer, antes me despertaba todos los días con la inquietud de cómo hacer para conseguir el ingreso, sin embargo, hoy el sentimiento es diferente, ahora con mucha felicidad le diré a mis hijos que tendrán sus galletas y leche”, indicó.

Cabe destacar que, para este año, el padrón de beneficiarios creció a 12 mil 122 pescadores, lo que significó, casi un 20 por ciento más que en el 2020, año en el cual se apoyó a 10,208 personas dedicadas a las actividades pesqueras con una inversión de 48.9 millones de pesos.

Los más de 12,000 pescadores beneficiarios de este apoyo pertenecen a 57 municipios del estado, entre ellos Acanceh, Baca, Bokobá, Buctzotz, Cacalchén, Cansahcab, Celestún, Calotmul, Chankom, Chicxulub Pueblo, Conkal, Cuzamá, Dzemul, Dzidzantún, Dzilam de Bravo, Dzilam González, Dzoncauich y Espita.

Además de Halachó, Hocabá, Homún, Hunucmá, Ixil, Izamal, Kanasín, Kinchil, Maxcanú, Mérida, Motul, Panabá, Peto, Progreso, Río Lagartos, Sacalum, Samahil, San Felipe, Seyé, Sinanché, Sotuta, Sucilá, Tecoh, Telchac Pueblo, Telchac Puerto, Temax, Tepakán, Tetiz, Teya, Ticul, Timucuy, Tixkokob, Tizimín, Ucú, Umán, Valladolid, Yaxcabá, Yaxkukul y Yobaín.

En otro punto del mismo municipio costero, la familia de Modesto May Canul, recibió con entusiasmo este apoyo económico que era tan esperado para realizar las compras.

“Cuando nos enteramos que llegaría este apoyo, nos pusimos muy contentos y nos reunimos para planear qué es lo que obtendremos y organizar los víveres. La verdad es que, como padre de familia, este vale que, aparentemente es un sencillo papel, representa para todos nosotros un gran alivio”, indicó May Canul.


El pescador de mero y pulpo calificó este apoyo como una señal de esperanza en medio de una tormentosa temporada llena de fenómenos naturales y bajos precios para comercializar los productos marinos debido a la pandemia.

Hay que recordar que, debido a la emergencia sanitaria, este año, personal de la Sepasy realiza la entrega de los apoyos casa por casa, siguiendo todas las medidas sanitarias correspondientes, a fin de reducir los riesgos de contagio entre los participantes de este programa estatal, quienes tampoco tendrán que salir a realizar actividades comunitarias previstas en las reglas de operación.

Sin embargo, esta medida no aplica para el puerto de Progreso y su comisaría de Flamboyanes, donde por razones logísticas, se instalaron mesas de pago en las que se atendieron hasta 65 personas, con todas las medidas sanitarias que establecen los protocolos contra el Coronavirus.

En dichos puntos habilitados, personal de la Sepasy atendió a no más de 4 personas al mismo tiempo, priorizando la sana distancia, el uso obligatorio de cubrebocas y gel antibacterial constantemente.