Un ciudadano británico de la tercera edad y sospechoso de estar enfermo del nuevo coronavirus desembarcó este lunes en Puerto de Progreso, Yucatán.

El hombre de 71 años es uno de los turistas del crucero Marella Explorer II y su arribo al país se realizó por razones humanitarias y a solicitud del gobierno federal y de la Embajada Británica en México, de acuerdo con el Gobierno de Yucatán.

El gobierno de Mauricio Vila detalló que para permitir el descenso del turista, el crucero permaneció frente a las costas de Yucatán, a 10 kilómetros, sin tocar puerto.

‘Ningún otro pasajero descenderá del crucero, más que el pasajero, que se encuentra en estado crítico’, puntualizó el comunicado.

A su vez, la Secretaría de Marina detalló, en otro comunicado, que ordenó el zarpe de una embarcación tipo Defender de la Estación Naval de Búsqueda, Rescate y Vigilancia Marítima (ENSAR) de Yukalpetén con personal de sanidad naval con equipo especializado para realizar la evaluación médica de personas sospechosas de estar contagiadas de COVID-19.

Al arribar al lugar, debido a las condiciones meteorológicas, el personal abordó una embarcación menor del crucero para transportar al pasajero, diagnosticado con infección respiratoria aguda y quien fue escoltado –a través de una embarcación Defender– al muelle de la estación naval y luego entregado a una ambulancia para ser llevado a un hospital en Mérida.

El diario inglés The Independent consignó hace unos días que cuatro miembros de la tripulación del Marella Explorer II dieron positivo a coronavirus.

El pasado 22 de marzo, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes también permitió el desembarco de 357 pasajeros de la tercera edad, de nacionalidad alemana del crucero MS Europa, para organizar su salida a Europa en dos vuelos chárter.

Hasta el momento, las autoridades de México no han ordenado el cierre de aeropuertos y puertos ni la restricción de viajes procedentes de países con grandes cantidades de enfermos, pese a que este lunes declararon la emergencia sanitaria por ‘causa de fuerza mayor’ por la contingencia por el coronavirus. (EXPANSION)