El subsecretario de Salud, Hugo-López Gattel, descartó que el presidente Andrés Manuel López Obrador deba ser sometido a una prueba para saber si está enfermo del nuevo coronavirus.

El funcionario federal dijo que como a cualquier otro ciudadano se le aplicará la prueba solo cuando presente sintomatología.

Este sábado, el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, anunció que dio positivo a la prueba de COVID-19, con lo que se convierte en el servidor público de más alto perfil en el país en contraer el coronavirus.

El mandatario estatal, quien no detalló cuándo presentó los síntomas de la enfermedad, estuvo en la rueda de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador hace apenas 10 días, el 18 de marzo.

El gobierno mexicano declaró esta semana la segunda fase de la epidemia de coronavirus en el país, lo que implica los primeros contagios comunitarios de la COVID-19, que hasta ahora representan el 8 % del total.

El presidente ha suspendido todas las actividades no esenciales del gobierno federal, lo que implica mantener solo las áreas estratégicas, como salud, seguridad pública, energía y suministro de agua.

También ha emitido un decreto para que las empresas excusen con goce de sueldo a los trabajadores de grupos vulnerables, como adultos mayores, mujeres y personas con enfermedades crónicas.

También ha implementado un programa conocido como el Plan Nacional de Sana Distancia durante cuatro semanas que implica suspender los eventos masivos de más de 100 personas y suspender sectores de la iniciativa privada que impliquen la movilización masiva de gente.(EXPANSION)