“Ha manifestado síntomas suaves, pero su salud es buena y Sigue trabajando desde casa en los últimos días, como es habitual.”

La duquesa de Cornualles, Camilla Parker-Bowles también ha sido sometida a pruebas pero no tiene el virus.

Ambos se mantienen aislados en su residencia en Escocia, el castillo de Balmoral.

“No es posible determinar de quién el príncipe contrajo el virus debido a la gran cantidad de compromisos que realizó en su función pública durante las últimas semanas”, asegura la declaración oficial de la Casa Real.

Sin embargo, Carlos coincidió el pasado 10 de marzo con el príncipe Alberto de Mónaco, quien también ha dado positivo en las pruebas del virus, en un evento social en Londres.

24 horas antes, se mostró en público acompañando a su madre, la reina Isabel II.

Tanto la monarca como su esposo, el príncipe Felipe de Edimburgo, abandonaron el palacio de Buckingham y permanecen recluidos en el castillo de Windsor.

El heredero al trono es el miembro de la familia real británica con mayor número de compromisos públicos, y su actividad ha aumentado en los últimos años a medida que Isabel II, de 93 años, ha ido reduciendo los suyos. (GASBY GROUP)