Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de no darse besos ni abrazos, así como mantener una distancia prudente para evitar la propagación del coronavirus Covid-19, parece que sigue teniendo sin cuidado al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador.

Pese a que México ya roza los 60 casos de la enfermedad que inició en China a finales de diciembre de 2019, este fin de semana, el mandatario realizó una gira en el estado de Guerrero, en donde se dejó abrazar por la gente y repartió besos, principalmente a niños.

El sábado, al salir del hotel en donde se hospedó en Ometepec, atendió las peticiones de la gente que lo esperaba afuera del recinto.

En un video publicado en sus redes sociales, se observa cómo el presidente recibe y da besos, además de tomarle la mano a la gente que se acercaba a saludarlo en medio de un tumulto.

Algunos expertos en salud y usuarios de las redes sociales expresaron alarma al ver al presidente estrechar manos, abrazar y besar a sus seguidores, argumentando que estaba dando un mal ejemplo a la población.

“En plena pandemia, @lopezobrador_ sigue repartiendo y recibiendo besos y abrazos cuando los todos los gobiernos piden a sus conciudadanos tomar medidas de distanciamiento social, prohíben actos masivos y ordenan cuarentenas. ¿Y si se enferma?”, escribió el usuario de Twitter @audelinomacario.

Desde que se dio a conocer la llegada del Covid-19 a México, el presidente mexicano ha insistido en que “hay que abrazarse”.

“Hay quien dice que por lo de coronavirus no hay que abrazarse. Pero hay que abrazarse, no pasa nada” (sic).

Este lunes 16 de marzo, durante la conferencia de prensa en Palacio Nacional y ante la pregunta de los representantes de los medios de comunicación si se suspenderán las giras de trabajo del presidente para evitar un posible contagio, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, encargado de atender el tema de coronavirus en México, explicó que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ” no es una fuerza de contagio” de coronavirus.

El funcionario aseguró que el mandatario goza de buena salud y aunque pasa los 60 años no es un caso de “especial riesgo”, pues “la fuerza del presidente es moral.

“Afortunadamente (López Obrador) goza de buena salud. Aunque pase de los 60 años, no quiere decir que es una personal de especial riesgo. Casi sería mejor que padeciera coronavirus porque él, en lo individual, se va a recuperar espontáneamente y va a quedar inmune”, aseveró.

López- Gatell aseguró que la creencia de que el presidente debe hacerse la prueba por COVID-19 parte de una idea fuera de lugar.

“Es carente de sentido técnico; no tiene sentido, así no funciona la vigilancia epidemiológica ni la atención a la salud”, dijo.

Por su parte, López Obrador dijo que si hace falta se hará la prueba de coronavirus.

“Hago lo que me indiquen los médicos, los responsables. Tomamos la decisión de dejar este asunto de salud pública en manos de técnicos, expertos, científicos”, señaló.

Apuntó que si se deja este asunto del COVID-19 en manos de políticos se altera todo, por lo que pidió no politizar el tema.

“Yo voy a actuar de manera muy responsable. Voy a seguir las recomendaciones de médicos y especialistas. Si hace falta, en su momento, me hago la prueba. Lo que quiero es que no se politice el asunto”, añadió.

“Yo deseo con toda mi alma que no nos afecte en coronavirus (…) van a decir que soy idealista, soñador, irresponsable (…) yo quiero, sueño que nuestro pueblo no va a padecer, no va a sufrir. Quiero que nuestro pueblo sea feliz, feliz feliz”, dijo López Obrador este lunes.

El presidente insistió que en cuanto el subsecretario de salud le diga que debe suspender sus giras, lo hará, pero mientras, seguirá acercándose a la gente.

El subsecretario López-Gatell manifestó que se están tomando las medidas de salud adecuadas, y no es comparable con lo que se vive en otros países ya que el coronavirus los afecta de forma diferente, por lo que reiteró, se descarta la cancelación de actos multitudinarios.

López-Gatell afirmó que por ahora la estrategia de las autoridades estaba centrada en reducir la velocidad de contagios en el país para evitar la saturación de las unidades de atención médica. “No todo es cancelar eventos”, dijo.(INFOBAE)