Silvia Ortiz Ríos, hermana de la saxofonista oaxaqueña, María Elena Ríos, atacada con ácido en septiembre pasado, denunció que teme por su vida y la de su familia, luego de hacer pública la acusación en la que señala como presunto autor intelectual de la agresión, al exdiputado priista Juan Antonio Vera Carrizal.

“Nosotros sabemos que fue él. Su nombre es Juan Antonio Vera Carrizal, él es un ex diputado, gasolinero y empre sario”, ha declarado Silvia a diferentes medios de comunicación, con la intención que se le brindará atención médica adecuada a su hermana.

En una carta dirigida al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, Silvia Ortiz vuelve a solicitar la inter vención del mandatario en el caso, además de expresar que teme por su vida y la de su familia.

“Temo por mi vida y pido a usted seguridad para mi hermana y mi familia por las declaraciones que pudieran incomodar a presuntos responsables”, se lee en el último punto de la carta.

La misiva, de cuartilla y media, fecha al día de hoy y firmada por la hermana de María Elena Ríos, expone las difi cultades a las que se ha enfrentado su familia y su hermana para acceder a la justicia y a atención médica.

“Señor, Presidente, el pasado 06 de octubre durante una gira de trabajo que realizó en la mixteca oaxaqueña, me acerque a usted para que escuchara mi petición.”

“Debido a las irregularidades que se suscitaron durante estos tres meses, me dirijo a usted nuevamente para pedirle ayuda y que sepa usted que temo por la vida de mi hermana y la de mi familia”, se lee en la carta que se publicó en Twitter.

La carta prosigue: “Pido justicia y una investigación profunda y transparente para la captura de los responsables. Que la Fiscalía del Estado, presente a los responsables. Que no exista encubrimiento, por parte de las autoridades”.

“Reclasificar este delito, que no sean solo lesiones, ya que en el Código Penal del Estado de Oaxaca no está tipificado como delito de “ataque con ácido”.

En su momento, en el mes de octubre, Juan Antonio Vera Carrizal se deslindó públicamente del hecho. Aceptó que conocía a María Elena, pero que él no tenía nada que ver en su ataque.

“María Elena Ríos trabajó conmigo y tenemos una amistad, pero eso no implica nada. Si tienes un estilo de vida sano así te va, pero si tienes un estilo de vida fuera de lo normal vas a tener problemas. Que la Fiscalía investigue y que capturen a la persona que hizo el atroz hecho”, aseguró el ex político en su versión en un programa de radio local 88.5 FM.

Juan Antonio Vera Carrizal fue diputado local en la 63 Legislatura, 2016-2018, propuesto por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) aunque se integró a la fracción parlamentaria del PRI.

Ha sido presidente municipal de Silacayoapan, presidente de la Unión de Gasolineras del Estado de Oaxaca, presidente de la Fundación Vera, director general de Corporativo Vera y recientemente incursionó en una empresa radiodifusora.

Silvia en reiteradas ocasiones ha declarado cómo era la relación que si hermana tenía con el exdiputado, y hecho pública su presunta responsabilidad en la agresión a la saxofonista.

“Él agrede a mi hermana porque se inició una relación laboral; segundo porque se inició una relación de noviazgo, pero que terminó por las agresiones y machismo del señor. La hostigaba, le decía que de músico y de muerta de hambre no iba a salir; que regresara con él y que la iba a tratar como princesa porque los músicos aparte de droga dictos y borrachos no tienen en qué caerse muertos y que por ese camino iba”, describió.

Pero no solo eso, cuando la joven se negó a volver con él, comenzó a hostigarla y a insultarla con mayor agresividad:

Le decía que ella era una zorra, una cualquiera, que tenía relaciones con varios hombres, incluso le llamó a mi mamá y le inventaba que se acostaba con varios hombres. Incluso cuando estaba en el hospital, le mandaron un mensaje con las mismas palabras que este sujeto (Vera Carrizal) le decía, y aseguró que sino le bajaba en sus declaraciones la iba a matar cuando saliera del hospital”, dijo Silvia.

El pasado viernes por la tarde María Elena Ríos Ortiz, fue trasladada al Instituto Nacional de Reha bilitación para Quemados, ubicado en la Ciudad de México.

Fue el 9 de septiembre, cuando María Elena Ríos, de 26 años, fue rociada con ácido cuando se encontra ba a un lado de su madre, quien también fue alcanzada por el corrosivo líquido.

La hermana de la saxofonista relató cómo la vida de la joven se destruyó de un día para otro, ya que no podrá seguir tocando como lo ha hecho desde los nueve años.

Hoy por la mañana el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, declaró que la Fiscalía General del Estado está trabajando para dar con los responsables del ataque a la saxofonista, María Elena Ríos Ortiz.

“Le he pedido al fiscal que haga una investigación a fondo para encontrar a los culpables, primero se tiene que ubicar al autor material, y también se está buscando a los autores intelectuales”, indicó al ser entrevis tado en un evento.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *