En contraste con el número registrado de cachitos comprados para el avión presidencial, en esta última semana se ha reportado que las ventas son bajas.

Desde que inició la venta de estos boletos, las personas han acudido con mucha frecuencia para adquirir su parte en la rifa de los 20 millones de pesos.

En varios puestos del centro, llegaron a venderse hasta 10 por día, terminándose rápidamente. Ante esto, la gente los esperaba con ansias.

“La semana pasada, todavía lunes y martes los estuvieron buscando, porque no había, y en lo que nos mandaron más, la venta ya bajó”, comenta Rocío, quien trabaja en uno de estos puestos de venta