Ciudad de México. Morena emitirá el 29 de marzo la convocatoria para elegir a la nueva dirigencia, que se revolverá por encuesta, y los aspirantes con cargos de dirección, de elección popular o en el gobierno tendrán que renunciar al día siguiente, informó el presidente provisional del partido, Alfonso Ramírez Cuéllar.

Previo al consejo nacional de Morena este domingo, indicó que el congreso nacional se convocará para el 18 de julio, el cual a su vez avalará los resultados de la encuesta.

Ramírez Cuéllar consideró que las bases de la convocatoria deben surgir de un gran acuerdo -incluso de carácter refundacional de Morena- , que surja de un diálogo amplio entre militantes, dirigentes, funcionarios y los propios aspirantes.

“Que todos lo firmemos y que nadie vuelva a ir a los tribunales a litigar judicialmente los conflictos internos”, expre só.

Incluso planteó que el acuerdo debe incluir el compromiso de garantizar un proceso equitativo y transparente.

Anunció que los aspirantes deberán acudir a debates, hacer transparentes sus gastos y que la renuncia prevista a los cargos de dirigencia, de elección popular o en el gobierno busca que haya “piso parejo”.

La secretaria general del partido, Yeidckol Polevnsky, confirmó su intención de contender por la presidencia del parti do. “Estoy decidida a participar”, indicó.

La secretaria de la mujer, Carol Arriaga, insistió en su denuncia de que el periódico feminista de Morena La Regene ración saldrá de circulación por una postura machista de Ramírez Cuellar, quien rechazó las acusaciones.

El dirigente de Morena confirmó que solo se editará Regeneración para “centralizar recursos y contenidos” porque, señaló, la dispersión de ediciones permitió la promoción personal de la imagen de ciertos personajes, en detrimento de las actividades institucionales de Morena.

Polevnsky sostuvo que “centralizar el periódico en un partido estalinista, estatista o fascista estoy de acuerdo, pero no en un partido progresista”.

Durante la rueda de prensa en la calle de San Luis Potosí, fuera del salón donde se realiza el consejo, cuatro mujeres le arrojaron diamantina morada en el rostro. “¡No más violencia contra las mujeres!”, exclamaron. Tras el hecho, el diputado federal con licencia dijo: “Yo creí que era cal”. (LA JORNADA)